Saltar al contenido

El Domingo 21 de octubre de 2012 realizamos la tradicional ya, ROMERÍA AL SANTUARIO. A pesar de salir un día lluvioso y con frío se realizó la romería con una notable participación, tras el camino a las doce  misa mayor oficiada por Gines Pardo con la ofrenda de nuestros cargos a La Virgen, al termino de la misa, un pequeño aperitivo y la Comida, esta vez realizada en el salón regio y pórticos del patio del santuario por la inestabilidad del timpo.

Share

Cuando Paula, guapa y sonriente, se subió a un cajón, para llegar al micrófono, y emocionada pero segura fue desgranando su discurso, quienes estábamos disfrutando de su Presentación sabíamos que presenciábamos un evento de gran altura, con mucho gusto y en el que, sobre todo, destacó la extensísima participación, quizás cuarenta aproximadamente, de niñas, Moras Nuevas además, que supieron resolver coreografías y la propia conducción acto. Unas uniformadas con vistosos vestidos de nuestra Comparsa y con donaire y otras, con voz clara, elegantes vestidos blancos y tablas escénicas, hilvanado un guión dulce y envolvente con arrestos de sobra. Sorprendentes todas.

Ilusión. Nos dijo Peter Pan que “con ella todo es posible” y que creyendo en los sueños se pueden conseguir a pesar de que apareciera, como así fue, el Capitán Garfio. Un Peter Pan que, junto con nuestros cargos y, como no, Campanilla, consiguió vencerle y que fuéramos capaces de verle todos, síntoma éste de que la ilusión de la que hablaba, vive en nosotros.

Y el triunfo se celebró con éxito y a lo grande entrando Paula Navarro Terol, Hugo Martínez Ruiz y Joaquín Faló Domene, Madrina, Capitán y Alférez Infantil de la Comparsa respectivamente de los Moros Nuevos 2012, en una mora y bonita carroza, escoltados por el boato infantil de la Comparsa y con confeti amarillo inundando la Cábila, mientras se escuchaba sus nombres y el aplauso de todos los suyos al subir, al lado del Presidente, al escenario. El mismo en el que se les impuso las bandas que le acreditan como cargos y en el que fueron testigos excepcionales de felicitaciones y de las últimas coreografías que redondearon una entrañable Presentación.

Los castillos hinchables así como otros juegos, la merienda, las chuches y los polos fueron la guinda a una tarde de nervios y sentimientos a flor de piel que se reflejó en la cara de sus protagonistas y de nuestros pequeños en general. En definitiva, una gran fiesta para quienes como reza el Huevón de este año “tendrán en sus manos la herencia de unos colores”.

Amado-Juan Martínez Tomás

Cronista

Share